¿Debería ser mi propio contratista general?

Los peligros de la renovación y construcción de viviendas son una leyenda. Cada estimación de trabajo parece duplicarse al final tanto en costo como en tiempo; retrasos interminables y sorpresas, errores de chupar dinero prueban eso. Luego están los contratistas malhumorados, el pedido de madera confundido, las medidas equivocadas; en resumen, cualquier cosa que pueda salir mal probablemente saldrá mal.

Por lo tanto, puede ser tentador tener la última palabra en un proyecto. Ser el que contrata a las personas adecuadas, inspecciona los materiales personalmente, verifica una y otra vez las cifras y los costos y, quizás lo más importante, establece las reglas del proyecto y las hace cumplir. Si eso le atrae, entonces podría estar considerando actuar como su propio contratista general. ¿Pero deberías?

En primer lugar, establezcamos cuáles son las responsabilidades de un contratista general en un trabajo de construcción explicando primero lo que no hace un GC. Él no es el que clava los clavos o instala la plomería. En general, un contratista general en realidad no trabaja en la casa; ella coordina el trabajo de todos los demás subcontratistas necesarios para terminar el proyecto. (En Gran Bretaña se les conoce como contratistas principales ; también puede ver contratista principal , que se refiere a las contrataciones del gobierno). Los carpinteros, los profesionales de techado, los plomeros, etc., son todos subcontratistas, contratados para completar una parte específica de un proyecto.

El GC es un intermediario, en muchos sentidos. Generalmente, esta persona ayuda a facilitar la relación y comunicar la visión entre un arquitecto, un cliente y los contratistas. Eso incluye una variedad de tareas: contratar subcontratistas, ordenar materiales y suministros, obtener los permisos correctos, programar cada parte del proceso e incluso llevar la contabilidad.

Si está considerando actuar como su propio GC en un proyecto, primero considere el alcance. ¿Estamos hablando de construir una casa nueva o simplemente remodelar un baño de tamaño mediano? Recuerde que cuantas más partes móviles tenga en un trabajo, más tendrá que controlar.

A continuación, ¿está solicitando un préstamo para el proyecto? Algunos bancos pueden desconfiar de otorgar crédito a gran escala si saben que ningún GC profesional estará supervisando el proceso.

Lo más importante, sea honesto acerca de su propia experiencia. Si bien es posible que tenga un gran interés en la construcción o la remodelación, eso no lo convierte en un profesional. Parte de ser un GC implica tener un conocimiento bastante específico de varios oficios; saber mucho sobre carpintería no ayuda mucho cuando está supervisando un techo o negociando un contrato para un electricista.

En las próximas páginas, sopesaremos los pros y los contras de promocionarse a contratista general.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Debería ser mi propio contratista general? puedes visitar la categoría General.

Novedades

Subir

Esta página web utiliza cookies de terceros Más información