Corrosión Microbiana Influenciada por Sulfuros

La corrosión microbiana influenciada por sulfuros es un proceso en el que la presencia de sulfuros en un entorno corrosivo afecta la corrosión de metales y otros materiales debido a la actividad de microorganismos. Los sulfuros son compuestos químicos que contienen azufre y son producidos naturalmente por microorganismos como bacterias sulfato-reductoras, que son capaces de reducir los sulfatos presentes en su entorno a sulfuros.

Mecanismos de corrosión microbiana por sulfuros

Los mecanismos de corrosión microbiana por sulfuros pueden variar dependiendo de la naturaleza del entorno corrosivo y de los microorganismos presentes. Sin embargo, a continuación se describen algunos de los mecanismos principales:

  • Corrosión por sulfuros hidrosolubles: Los microorganismos sulfato-reductores pueden producir sulfuros que se disuelven en agua, formando ácido sulfhídrico (H2S). El H2S es un gas corrosivo que puede reaccionar con la superficie del metal expuesto, formando productos de corrosión como sulfuros metálicos y compuestos de azufre, los cuales pueden acelerar la corrosión.
  • Corrosión bajo biopelícula: Los microorganismos sulfato-reductores pueden formar biopelículas en la superficie del metal expuesto. Estas biopelículas pueden crear un entorno microaeróbico o anaeróbico bajo la biopelícula, lo que puede resultar en la corrosión localizada del metal en áreas protegidas de la exposición directa al oxígeno.
  • Producción de productos metabólicos corrosivos: Los microorganismos sulfato-reductores pueden producir productos metabólicos corrosivos, como ácidos orgánicos, ácido acético y ácido láctico, como resultado de su actividad metabólica. Estos productos corrosivos pueden acumularse en la superficie del metal, promoviendo la corrosión.
  • Formación de depósitos de productos de corrosión: Los productos de corrosión formados a partir de la reacción del H2S con el metal, como los sulfuros metálicos, pueden precipitar y depositarse en la superficie del metal. Estos depósitos pueden actuar como una barrera entre el metal y el entorno corrosivo, promoviendo la corrosión localizada.

Impacto de microorganismos sulfato-reductores en la corrosión

Los microorganismos sulfato-reductores pueden tener un impacto significativo en la corrosión de materiales metálicos en diversos entornos. Algunos de los principales impactos de los microorganismos sulfato-reductores en la corrosión son:

  • Producción de ácido sulfhídrico (H2S): Los microorganismos sulfato-reductores son capaces de reducir sulfato (SO4^2-) a sulfuro (S^2-), y como subproducto de esta actividad metabólica, liberan ácido sulfhídrico (H2S) en el ambiente. El H2S es un gas corrosivo que puede reaccionar con la superficie del metal expuesto, formando productos de corrosión y acelerando la corrosión del metal.
  • Formación de biopelículas: Los microorganismos sulfato-reductores son capaces de formar biopelículas en la superficie del metal expuesto. Estas biopelículas son comunidades microbianas estructuradas que pueden crear microambientes bajo la biopelícula, lo que puede resultar en la formación de microceldas de corrosión y promover la corrosión localizada del metal.
  • Producción de productos metabólicos corrosivos: Los microorganismos sulfato-reductores pueden producir productos metabólicos corrosivos, como ácidos orgánicos, ácido acético y ácido láctico, como resultado de su actividad metabólica. Estos productos corrosivos pueden acumularse en la superficie del metal, promoviendo la corrosión.
  • Alteración del ambiente electroquímico: Los microorganismos sulfato-reductores pueden modificar el ambiente electroquímico en el entorno cercano al metal, creando condiciones favorables para la corrosión. Por ejemplo, pueden consumir oxígeno o generar compuestos químicos que alteran el potencial electroquímico de la superficie del metal, lo que puede promover la corrosión.
  • Interacción con otros microorganismos: Los microorganismos sulfato-reductores pueden interactuar con otros tipos de microorganismos en la comunidad microbiana, formando sinergias o antagonismos que pueden afectar la corrosión. Por ejemplo, la presencia de microorganismos sulfato-reductores en una biopelícula puede promover la actividad corrosiva de otros microorganismos en la misma biopelícula.

Prevención de la corrosión microbiana influenciada por sulfuros

La prevención de la corrosión microbiana influenciada por sulfuros puede implicar una combinación de enfoques químicos, físicos y biológicos. Algunas posibles estrategias de prevención son:

  • Selección de materiales resistentes a la corrosión: Seleccionar materiales que sean resistentes a la corrosión por sulfuros es una estrategia importante para prevenir la corrosión microbiana. Por ejemplo, el uso de aleaciones de acero inoxidable, aluminio, cobre o materiales poliméricos resistentes a la corrosión puede ser una opción adecuada en entornos donde se sabe que hay actividad de microorganismos sulfato-reductores.
  • Control del ambiente químico: Mantener un control adecuado del ambiente químico puede prevenir o reducir la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. Esto puede incluir la regulación de la concentración de sulfatos en el medio ambiente, ya que los microorganismos sulfato-reductores utilizan sulfato como sustrato para producir sulfuro y ácido sulfhídrico. Reducir la concentración de sulfatos puede disminuir la actividad de los microorganismos sulfato-reductores y, por lo tanto, reducir la corrosión.
  • Control del ambiente físico: Mantener un control adecuado del ambiente físico también puede ayudar en la prevención de la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. Esto puede incluir la modificación de la velocidad del flujo del medio ambiente, la temperatura y la concentración de oxígeno para minimizar las condiciones favorables para la actividad de los microorganismos sulfato-reductores y la corrosión.
  • Uso de inhibidores de corrosión: Los inhibidores de corrosión son sustancias químicas que se agregan al medio ambiente o al material para protegerlo contra la corrosión. En el caso de la corrosión microbiana influenciada por sulfuros, se pueden usar inhibidores específicos para inhibir la actividad de los microorganismos sulfato-reductores y reducir la corrosión.
  • Mantenimiento y limpieza adecuada: Un mantenimiento y limpieza adecuada de las superficies metálicas expuestas a microorganismos sulfato-reductores puede ayudar a prevenir la corrosión. Esto puede incluir la remoción regular de biopelículas y depósitos de sulfuros de las superficies metálicas, así como la eliminación de condiciones que promuevan el crecimiento de microorganismos sulfato-reductores, como la acumulación de sedimentos o la falta de circulación adecuada del medio ambiente.
  • Monitoreo y control microbiológico: El monitoreo y control microbiológico en entornos propensos a la corrosión microbiana influenciada por sulfuros puede ser una estrategia efectiva de prevención. Esto puede implicar la identificación y monitoreo regular de los microorganismos sulfato-reductores presentes en el medio ambiente, así como la implementación de medidas de control, como la modificación del ambiente químico o físico, el uso de biocidas selectivos, o la promoción de la competencia microbiana para minimizar la actividad de los microorganismos corrosivos.

Productos de corrosión por sulfuros en la corrosión microbiana

La corrosión microbiana influenciada por sulfuros puede resultar en la formación de varios productos de corrosión. Algunos de los productos de corrosión comunes asociados con la corrosión microbiana por sulfuros incluyen:

  • Sulfuros: Los microorganismos sulfato-reductores utilizan sulfato como sustrato para producir sulfuro y ácido sulfhídrico (H2S) como productos finales de su metabolismo. El sulfuro producido puede reaccionar con los metales expuestos en el material corroído, formando sulfuros metálicos, que pueden ser de color negro o marrón oscuro. Estos sulfuros metálicos suelen ser insolubles y se depositan en la superficie del material corroído.
  • Ácido sulfhídrico (H2S): El ácido sulfhídrico es un gas tóxico y corrosivo que se forma como producto de la actividad de los microorganismos sulfato-reductores. El H2S puede disolverse en agua y formar ácido sulfhídrico acuoso (H2S(aq)), que puede reaccionar con los metales expuestos en el material corroído, generando productos de corrosión como sulfuros metálicos y ácidos metal-sulfurosos.
  • Productos de corrosión convencionales: Además de los productos de corrosión específicos de la actividad microbiana, la corrosión microbiana influenciada por sulfuros también puede producir los productos de corrosión convencionales asociados con la corrosión electroquímica. Estos productos de corrosión pueden incluir óxidos, hidróxidos, carbonatos, y otros compuestos formados a partir de la reacción electroquímica de los metales con los productos corrosivos generados por la actividad microbiana.
  • Biopelículas: Los microorganismos sulfato-reductores suelen formar biopelículas en las superficies de los materiales corroídos. Estas biopelículas son comunidades microbianas complejas que se adhieren a las superficies y pueden promover la corrosión microbiana mediante la producción de productos corrosivos como sulfuros y ácido sulfhídrico, así como la formación de microambientes corrosivos bajo las biopelículas.

Biopelículas y corrosión microbiana por sulfuros

Las biopelículas son comunidades microbianas organizadas y adheridas a las superficies, y pueden jugar un papel importante en la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. Aquí hay algunos puntos clave sobre la relación entre las biopelículas y la corrosión microbiana por sulfuros:

  • Formación de biopelículas: Los microorganismos sulfato-reductores pueden formar biopelículas en las superficies de los materiales corroídos. Estas biopelículas están compuestas por comunidades microbianas que se adhieren a la superficie del material y forman una matriz polimérica extracelular que las protege del entorno externo.
  • Efectos en la corrosión: Las biopelículas pueden tener efectos tanto protectores como promotores en la corrosión microbiana por sulfuros. Por un lado, las biopelículas pueden actuar como una barrera física que limita el acceso de oxígeno y otros productos corrosivos a la superficie del material, lo que puede disminuir la velocidad de corrosión. Por otro lado, las biopelículas pueden promover la corrosión mediante la producción de productos corrosivos como sulfuros y ácido sulfhídrico, así como la creación de microambientes corrosivos bajo las biopelículas debido a la acumulación de metabolitos y la variación del pH.
  • Cambios en la actividad microbiana: La formación de biopelículas puede alterar la actividad y la composición de los microorganismos sulfato-reductores. Por ejemplo, las biopelículas pueden proporcionar un ambiente protegido y nutricionalmente favorable para el crecimiento y la actividad de los microorganismos, lo que puede aumentar la producción de productos corrosivos y, en consecuencia, acelerar la corrosión.
  • Resistencia a biocidas y tratamientos antimicrobianos: Las biopelículas pueden ser resistentes a biocidas y tratamientos antimicrobianos convencionales, lo que dificulta su eliminación y control. Esto puede hacer que la corrosión microbiana por sulfuros sea especialmente desafiante de controlar, ya que las biopelículas pueden persistir en las superficies corroídas y seguir contribuyendo a la corrosión.

Control de microorganismos sulfato-reductores en la corrosión

El control de microorganismos sulfato-reductores (MSR) en la corrosión es esencial para prevenir o mitigar la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. Aquí hay algunas estrategias comunes utilizadas para el control de MSR en la corrosión:

  • Tratamientos biocidas: Los biocidas son sustancias químicas que pueden matar o inhibir el crecimiento de los MSR. Se pueden aplicar en forma de soluciones o recubrimientos en las superficies corroídas o en sistemas de circulación de agua para controlar la proliferación de MSR. Los biocidas pueden incluir productos químicos como cloro, compuestos de amonio cuaternario, glutaraldehído, entre otros, y su selección y dosificación depende del tipo de MSR y del entorno de corrosión.
  • Tratamientos químicos: Los tratamientos químicos pueden incluir la adición de inhibidores de corrosión en el medio para controlar la actividad de los MSR. Por ejemplo, la adición de inhibidores de corrosión específicos puede reducir la producción de productos corrosivos como sulfuros y ácido sulfhídrico, lo que puede disminuir la corrosión influenciada por los MSR.
  • Control de las condiciones ambientales: Los MSR son sensibles a las condiciones ambientales, como el pH, la temperatura y la concentración de nutrientes. El control de estas condiciones puede ser una estrategia efectiva para el control de los MSR y, por lo tanto, de la corrosión influenciada por sulfuros. Por ejemplo, mantener un pH alcalino, reducir la concentración de sulfatos y limitar la disponibilidad de nutrientes como el carbono y el nitrógeno pueden ayudar a controlar la actividad de los MSR.
  • Diseño de materiales resistentes a la corrosión: La selección de materiales resistentes a la corrosión puede ser una estrategia efectiva para prevenir la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. El uso de materiales con alta resistencia a la corrosión, recubrimientos protectores, aleaciones específicas y otros métodos de diseño de materiales pueden ayudar a reducir la susceptibilidad de los materiales a la corrosión causada por los MSR.
  • Control de biopelículas: Como se mencionó anteriormente, las biopelículas pueden contribuir a la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. Por lo tanto, el control y la eliminación de las biopelículas en las superficies corroídas o en los sistemas de circulación de agua pueden ser estrategias efectivas para controlar la actividad de los MSR y reducir la corrosión.

Recubrimientos protectores contra la corrosión influenciada por sulfuros

Los recubrimientos protectores son una estrategia comúnmente utilizada para prevenir o mitigar la corrosión influenciada por sulfuros. Aquí hay algunos tipos de recubrimientos protectores que pueden ser efectivos en la prevención de la corrosión microbiana influenciada por sulfuros:

  • Recubrimientos epoxi: Los recubrimientos epoxi son ampliamente utilizados en la protección contra la corrosión en ambientes agresivos, incluyendo aquellos influenciados por sulfuros. Los recubrimientos epoxi son conocidos por su alta resistencia química y barrera efectiva contra la humedad y los agentes corrosivos, lo que los hace adecuados para proteger las superficies metálicas expuestas a la corrosión microbiana. Además, los recubrimientos epoxi se pueden formular con aditivos específicos, como inhibidores de corrosión, para mejorar su desempeño en ambientes con presencia de sulfuros.
  • Recubrimientos de poliuretano: Los recubrimientos de poliuretano son otra opción utilizada para la protección contra la corrosión influenciada por sulfuros. Los recubrimientos de poliuretano son conocidos por su alta resistencia a la abrasión y a la intemperie, lo que los hace adecuados para ambientes agresivos. Además, los recubrimientos de poliuretano pueden ser formulados con aditivos inhibidores de corrosión para mejorar su resistencia a la corrosión en presencia de sulfuros.
  • Recubrimientos de cerámica: Los recubrimientos de cerámica, como los basados en óxidos metálicos o cerámicas bioinspiradas, han mostrado ser efectivos en la protección contra la corrosión influenciada por sulfuros. Estos recubrimientos tienen una alta resistencia química y térmica, y pueden ser aplicados en forma de recubrimientos delgados sobre las superficies metálicas para proporcionar una barrera protectora contra la corrosión.
  • Recubrimientos de zinc: Los recubrimientos de zinc, como los galvanizados o los recubrimientos de pintura con base de zinc, son ampliamente utilizados para la protección contra la corrosión en ambientes corrosivos, incluyendo aquellos influenciados por sulfuros. El zinc actúa como un sacrificio anódico, protegiendo la superficie metálica al corroerse preferencialmente. Esto puede ser especialmente efectivo en ambientes con presencia de sulfuros, ya que el zinc puede reaccionar con los sulfuros para formar compuestos insolubles que actúan como una barrera protectora adicional.
  • Recubrimientos orgánicos con inhibidores de corrosión: Los recubrimientos orgánicos, como las pinturas y los revestimientos poliméricos, pueden ser formulados con inhibidores de corrosión específicos para prevenir o reducir la corrosión influenciada por sulfuros. Estos inhibidores de corrosión pueden actuar como barreras químicas para proteger la superficie metálica de los agentes corrosivos, incluyendo los sulfuros.

Materiales resistentes a la corrosión en ambientes con sulfuros

La selección de materiales resistentes a la corrosión en ambientes con sulfuros es crucial para prevenir la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. Aquí hay algunos materiales que son conocidos por su resistencia a la corrosión en ambientes con sulfuros:

  • Acero inoxidable: El acero inoxidable es una aleación de acero con un alto contenido de cromo, lo que le confiere una excelente resistencia a la corrosión en ambientes corrosivos, incluyendo aquellos influenciados por sulfuros. El cromo forma una capa pasiva en la superficie del acero inoxidable que actúa como una barrera protectora contra la corrosión. Los aceros inoxidables de tipo austenítico, como el acero inoxidable 304 y 316, son especialmente conocidos por su resistencia a la corrosión en ambientes con sulfuros.
  • Titanio y aleaciones de titanio: El titanio es un metal altamente resistente a la corrosión en una amplia gama de ambientes corrosivos, incluyendo aquellos con sulfuros. Las aleaciones de titanio, como el Ti-6Al-4V, son ampliamente utilizadas en aplicaciones que requieren alta resistencia a la corrosión en ambientes agresivos.
  • Níquel y aleaciones de níquel: El níquel es otro metal conocido por su resistencia a la corrosión en ambientes corrosivos, incluyendo aquellos con sulfuros. Las aleaciones de níquel, como el Monel y el Inconel, son ampliamente utilizadas en aplicaciones que requieren alta resistencia a la corrosión en ambientes marinos y químicos, donde la presencia de sulfuros puede ser común.
  • Polímeros de alta resistencia química: Algunos polímeros, como el polietileno de alta densidad (PEAD), el politetrafluoroetileno (PTFE) y el poliéterétercetona (PEEK), son conocidos por su alta resistencia química y pueden ser utilizados en ambientes con sulfuros para prevenir la corrosión.
  • Revestimientos y recubrimientos cerámicos: Algunos recubrimientos y revestimientos cerámicos, como los basados en óxidos metálicos o cerámicas bioinspiradas, pueden ser utilizados para proteger materiales metálicos en ambientes corrosivos con sulfuros.

Monitoreo y mantenimiento de la corrosión microbiana por sulfuros

El monitoreo y mantenimiento adecuado son importantes para prevenir y controlar la corrosión microbiana influenciada por sulfuros. Aquí hay algunas estrategias de monitoreo y mantenimiento que pueden ser implementadas:

  • Monitoreo regular del ambiente: Es importante llevar a cabo un monitoreo regular del ambiente donde ocurre la corrosión microbiana por sulfuros para identificar la presencia y actividad de microorganismos sulfato-reductores u otros microorganismos corrosivos. Esto puede incluir análisis de agua, sedimentos u otros sustratos relevantes para detectar la presencia de sulfuros y otros compuestos corrosivos.
  • Monitoreo electroquímico: La monitorización electroquímica, como la técnica de medición de potencial de corrosión (ECP) y la técnica de resistencia de polarización (RP), puede ser utilizada para evaluar la velocidad y el nivel de corrosión en tiempo real. Estas técnicas pueden proporcionar datos importantes sobre el comportamiento de corrosión y ayudar a identificar la influencia de los microorganismos sulfato-reductores en el proceso de corrosión.
  • Mantenimiento de biopelículas y recubrimientos: Las biopelículas formadas por microorganismos sulfato-reductores pueden actuar como un medio para la corrosión y pueden ser difíciles de eliminar una vez formadas. Por lo tanto, es importante llevar a cabo un mantenimiento adecuado de las superficies expuestas a ambientes con sulfuros, incluyendo la limpieza y eliminación regular de biopelículas y recubrimientos protectores si es necesario.
  • Control de la concentración de sulfuros: La concentración de sulfuros en el ambiente puede influir en la corrosión microbiana. Por lo tanto, es importante controlar y mantener la concentración de sulfuros dentro de los límites aceptables para prevenir la corrosión. Esto puede incluir la modificación del ambiente, como la eliminación de fuentes de sulfuros o la adición de inhibidores de corrosión específicos.
  • Protección catódica: La protección catódica es una técnica utilizada para prevenir la corrosión en estructuras metálicas expuestas a ambientes corrosivos. Puede ser utilizada como una medida preventiva para proteger contra la corrosión microbiana influenciada por sulfuros, mediante la aplicación de un potencial eléctrico a la estructura metálica para reducir la velocidad de corrosión.
  • Inspecciones regulares: Las inspecciones visuales y la evaluación regular del estado de las estructuras expuestas a ambientes con sulfuros pueden ayudar a identificar tempranamente signos de corrosión y permitir la implementación de medidas de mantenimiento adecuadas.

Novedades

Subir

Esta página web utiliza cookies de terceros Más información

¿Deseas leer el artículo completo?